De que animal es la cecina

Receta de cecina

Los seres humanos han disfrutado de versiones de cecina durante miles de años. Las primeras variaciones de la carne seca se remontan a los antiguos egipcios, pero la versión más parecida a la cecina de hoy en día se remonta a las sociedades indígenas de los Andes, en el actual Perú.

Culturas de todo el mundo han descubierto diferentes formas de conservar la carne, y por una buena razón. La conservación de la carne es una forma eficaz de crear un sustento que puede durar mucho tiempo. El proceso de secado de la carne da como resultado un trozo de carne rico en proteínas, bajo en grasas y muy nutritivo.

Los indígenas de la cordillera de los Andes, en el actual Perú, inventaron las primeras versiones de la cecina actual. Las condiciones climáticas únicas de esta región de gran altitud hicieron posible la antigua producción de cecina. Los quechuas, una tribu sudamericana, la llamaban Ch’arki. Se puede ver de dónde viene la palabra cecina. La palabra quechua se traduce en «quemar carne».

El proceso de secado al aire de la carne mediante la alternancia de días cálidos y soleados y noches frías y heladas tenía claras ventajas. En primer lugar, permitía conservar los alimentos a gran escala. Hasta un 15% de los rebaños eran sacrificados cada año para su consumo. Una parte importante de la carne se utilizaba para el ch’arki con el fin de garantizar un suministro suficiente de alimentos durante todo el año.

Significado de la cecina

En la época anterior a la refrigeración, la gente necesitaba una forma de evitar que la carne se estropeara. La conservación de carnes y mariscos era una habilidad crucial para la supervivencia que muchas culturas utilizaban para mantener las reservas de alimentos en los meses de escasez. Aunque la cecina ya no es necesaria para la supervivencia, sigue siendo un gran tentempié para cualquiera que disfrute de un bocado salado y lleno de proteínas.

Tradicionalmente, la cecina se producía utilizando el sol, el viento y el humo de los fuegos para conservar y prolongar la vida útil de las carnes animales. Durante este proceso, a menudo se aplicaban sales y especias para ayudar al proceso de curado y secado de la carne animal.

Si quieres hacer tu propia cecina en casa, puedes optar por diferentes métodos, desde el secado al sol, al horno, al microondas, al ahumado y a la deshidratación. Los expertos suelen coincidir en que la forma más segura de hacerla en casa es en el horno, pero es un proceso que lleva mucho tiempo, por lo que en Craft Jerky Co nos centramos en preparar deliciosas selecciones de cecina para ti y entregarlas en tu puerta.

La cecina de vacuno country archer es…

La cecina es un producto cárnico denso en nutrientes, cómodo y estable que ha ganado popularidad en todo el mundo. Derivado de la palabra española «charqui», que describe las tiras de carne seca, la cecina puede producirse mediante una combinación de procedimientos de curado, ahumado y secado. Tradicionalmente, la cecina se elaboraba mediante el uso del sol, el viento y el humo de los fuegos como forma de cecina es un producto cárnico denso en nutrientes, conveniente y estable en el mercado, que puede elaborarse con casi cualquier tipo de ingredientes cárnicos crudos. Su nombre deriva de la palabra española «charqui», que describe las tiras de carne seca. La cecina se elabora mediante una combinación de procedimientos de curado, ahumado y secado.

Tradicionalmente, la cecina se elaboraba utilizando el sol, el viento y el humo del fuego para preservar y prolongar la vida útil de la carne. El secado y el ahumado dan lugar a productos cárnicos que tienen una larga vida de almacenamiento, lo que permite conservar grandes cantidades de carne que pueden ser almacenadas y consumidas posteriormente.

Los indios americanos secaban al sol finas tiras de carne de caza para elaborar un producto llamado «boppa», que se conservaba sin sal ni humo. El «pemmican» era una mezcla de bayas o sebo con carne seca machacada.

Cómo hacer cecina con un deshidratador

La cecina es un producto cárnico ligero y desecado que resulta un alimento muy práctico para mochileros, campistas y aficionados a los deportes al aire libre. No requiere refrigeración. La cecina puede hacerse con casi cualquier carne magra, como la de vacuno, cerdo, venado o pechuga de pavo ahumada. (Por lo general, no se recomienda utilizar carne de ave cruda para hacer cecina debido a la textura y el sabor del producto final).

Las carnes crudas pueden estar contaminadas con microorganismos que causan enfermedades. Estas bacterias nocivas pueden multiplicarse fácilmente en alimentos húmedos y ricos en proteínas como la carne y las aves de corral y pueden causar enfermedades si los productos no se manipulan correctamente. Si se utiliza carne de cerdo o de caza silvestre para hacer cecina, la carne debe tratarse para matar el parásito de la triquina antes de cortarla y marinarla. Este parásito provoca la enfermedad de la triquinosis. Para tratar la carne, congele una porción de 15 centímetros o menos de grosor a 0ºF o menos durante al menos 30 días. La congelación no eliminará las bacterias de la carne.

Cuando se prepara cecina de caza silvestre, es importante recordar que la ubicación de la herida y la habilidad del cazador pueden afectar a la seguridad de la carne. Si el animal está herido de tal manera que el contenido de su intestino entra en contacto con la carne o con las manos del cazador mientras la prepara, las bacterias fecales pueden contaminar la carne. Lo mejor es evitar hacer cecina con esta carne y utilizarla sólo de forma que se cocine bien. Los cadáveres de los ciervos deben enfriarse rápidamente para evitar la proliferación de bacterias. El riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos a partir de la cecina casera puede disminuirse permitiendo que la temperatura interna de la carne alcance los 160ºF, pero de forma que se evite el endurecimiento de la caja. Se pueden utilizar dos métodos: calentar las tiras de carne en la marinada antes del secado o calentar las tiras de cecina en un horno una vez finalizado el proceso de secado. A continuación se indican las instrucciones para ambos métodos. Si las tiras se calientan en un adobo antes del secado, el tiempo de secado se reducirá. El color y la textura serán diferentes a los de la cecina tradicional.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad