Etimologia de los nombres propios

Etimologia de los nombres propios

Nombres onomásticos

Un nombre propio es un sustantivo o frase nominal que designa a una persona, lugar u objeto concreto, como George Washington, Valley Forge y el Monumento a Washington. Un nombre común, en cambio, no designa un lugar o cosa concreta, como un presidente, un campamento militar o un monumento. Los nombres propios van en mayúsculas en inglés.
«Los nombres temporales, como los nombres de los días de la semana, los meses o los días festivos recurrentes, no se consideran verdaderos nombres propios. El hecho de que haya un lunes cada semana, un mes de junio y un viernes santo cada año sugiere que ‘lunes’, ‘junio’ y ‘viernes santo’ no designan realmente acontecimientos temporales únicos, sino categorías de acontecimientos, y por tanto no son verdaderos nombres propios».
Bill Bryson, escritor de humor de no ficción que nació en Des Moines, Iowa, pero que se marchó a Gran Bretaña en 1977, luego volvió a New Hampshire durante un tiempo, y ahora ha regresado a Gran Bretaña. Aquí habla de los nombres graciosos en Gran Bretaña de una manera que sólo él puede. Este es un extracto de «Notes From a Small Island» de Bryson, de 1996.

Lingüística onomástica

En la lingüística actual se suele distinguir entre nombres propios y nombres propios. Según esta distinción estricta, dado que el término sustantivo se utiliza para una clase de palabras simples (árbol, belleza), sólo los nombres propios de una sola palabra son nombres propios: Pedro y África son tanto nombres propios como nombres propios; pero Pedro el Grande y Sudáfrica, aunque son nombres propios, no son nombres propios (aunque podría decirse que funcionan como frases sustantivas propias). El término nombre común no se utiliza mucho para contrastar con el nombre propio, pero algunos lingüistas han utilizado el término con ese fin. A veces, los nombres propios se denominan simplemente nombres, pero este término suele utilizarse de forma más amplia. Las palabras derivadas de los nombres propios se llaman a veces adjetivos propios (o adverbios propios, etc.), pero no en la teoría lingüística dominante. No todos los sustantivos o frases sustantivas que se refieren a una entidad única son nombres propios. La castidad, por ejemplo, es un nombre común, aunque la castidad se considere una entidad abstracta única.
En inglés y en muchos otros idiomas, los nombres propios y las palabras derivadas de ellos se asocian a las mayúsculas; pero los detalles son complejos y varían de un idioma a otro (el francés lundi, Canada, canadien; el inglés Monday, Canada, Canadian). El estudio de los nombres propios se denomina a veces onomástica u onomatología, mientras que el análisis riguroso de la semántica de los nombres propios corresponde a la filosofía del lenguaje[cita requerida].

Etimología del apellido

En la lingüística actual se suele distinguir entre nombres propios y nombres propios. Según esta estricta distinción, dado que el término sustantivo se utiliza para una clase de palabras individuales (árbol, belleza), sólo los nombres propios de una sola palabra son nombres propios: Pedro y África son tanto nombres propios como nombres propios; pero Pedro el Grande y Sudáfrica, aunque son nombres propios, no son nombres propios (aunque podría decirse que funcionan como frases sustantivas propias). El término nombre común no se utiliza mucho para contrastar con el nombre propio, pero algunos lingüistas han utilizado el término con ese fin. A veces, los nombres propios se denominan simplemente nombres, pero este término suele utilizarse de forma más amplia. Las palabras derivadas de los nombres propios se llaman a veces adjetivos propios (o adverbios propios, etc.), pero no en la teoría lingüística dominante. No todos los sustantivos o frases sustantivas que se refieren a una entidad única son nombres propios. La castidad, por ejemplo, es un nombre común, aunque la castidad se considere una entidad abstracta única.
En inglés y en muchos otros idiomas, los nombres propios y las palabras derivadas de ellos se asocian a las mayúsculas; pero los detalles son complejos y varían de un idioma a otro (el francés lundi, Canada, canadien; el inglés Monday, Canada, Canadian). El estudio de los nombres propios se denomina a veces onomástica u onomatología, mientras que el análisis riguroso de la semántica de los nombres propios corresponde a la filosofía del lenguaje[cita requerida].

Nombre común

En la filosofía del lenguaje, un nombre propio (por ejemplo, el nombre de una persona o un lugar específico) es un nombre que normalmente se considera que identifica de forma única a su referente en el mundo. Como tal, presenta desafíos particulares para las teorías del significado, y se ha convertido en un problema central en la filosofía analítica. El punto de vista del sentido común fue formulado originalmente por John Stuart Mill en A System of Logic (1843), donde lo define como «una palabra que responde al propósito de mostrar de qué cosa estamos hablando, pero no de decir nada sobre ella»[1] Este punto de vista fue criticado cuando los filósofos aplicaron los principios de la lógica formal a las proposiciones lingüísticas. Gottlob Frege señaló que los nombres propios pueden aplicarse a entidades imaginarias y [ambiguas] inexistentes, sin carecer de sentido, y demostró que a veces más de un nombre propio puede identificar a la misma entidad sin tener el mismo sentido, de modo que la frase «Homero creía que el lucero de la mañana era el lucero de la tarde» podía tener sentido y no ser tautológica a pesar de que el lucero de la mañana y el lucero de la tarde identifican al mismo referente. Este ejemplo se conoció como el enigma de Frege y es una cuestión central en la teoría de los nombres propios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad