Versos sobre el mar

7 mares en la biblia

Calmar la tormenta es uno de los milagros de Jesús en los Evangelios, relatado en Mateo 8:23-27, Marcos 4:35-41 y Lucas 8:22-25 (los Evangelios Sinópticos). Este episodio es distinto del paseo de Jesús sobre el agua, que también implica una barca en el lago y aparece más adelante en la narración.

Según los Evangelios, una noche Jesús y sus discípulos estaban cruzando el Mar de Galilea en una barca. De repente, se desató una furiosa tormenta, y las olas rompieron sobre la barca de tal manera que ésta estuvo a punto de naufragar. Jesús dormía sobre un cojín en la popa, y los discípulos le despertaron y le preguntaron: «Maestro, ¿no te importa que nos ahoguemos?»[1] El Evangelio de Marcos afirma entonces que:

Se levantó y reprendió al viento, y dijo al mar: «¡Paz! Quédate quieto!» Entonces cesó el viento y se produjo una calma total. Les dijo: «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?» Y ellos, llenos de gran temor, se decían unos a otros: «¿Quién es, pues, éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?»[2].

El autor Michael Keene comentó que el mar de Galilea era conocido por sus repentinas y feroces tormentas y que los judíos eran gente de la tierra que generalmente se sentía incómoda en el mar, sobre todo porque creían que el mar estaba lleno de criaturas temibles[3]. El Pulpit Commentary atribuye estas repentinas tormentas a los vientos que surgen en las cumbres del monte Hermón, en las montañas del Anti-Líbano, al norte.

Versículos bíblicos sobre las olas del mar

Creó, pues, Dios las grandes criaturas marinas y todo ser viviente que se mueve, con el que pululan las aguas, según su especie, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.

Y dijo Dios: «Que haya una extensión en medio de las aguas, y que separe las aguas de las aguas». Y Dios hizo la expansión y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban encima de la expansión. Y así fue. Y Dios llamó a la expansión Cielo. Y llegó la tarde y la mañana, el segundo día. Y dijo Dios: «Reúnanse las aguas que están debajo de los cielos en un solo lugar, y que aparezca la tierra seca». Y así fue.

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y por los ríos, no te anegarán; cuando pases por el fuego, no te quemarás, y la llama no te consumirá. Porque yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador. Doy a Egipto como tu rescate, a Cus y a Seba a cambio de ti.

Salmo 104

El viento sopla hacia el sur y da vueltas hacia el norte; alrededor y alrededor va el viento, y en sus circuitos el viento regresa. Todos los arroyos van al mar, pero el mar no está lleno; al lugar donde fluyen los arroyos, allí vuelven a fluir.

El Señor reina; está revestido de majestad; el Señor está revestido; se ha puesto la fuerza como cinturón. Sí, el mundo está establecido; nunca será movido. Tu trono está establecido desde siempre; tú eres desde siempre. Las inundaciones se han levantado, Señor, las inundaciones han levantado su voz; las inundaciones levantan su rugido. Más poderoso que los truenos de muchas aguas, más poderoso que las olas del mar, el Señor en lo alto es poderoso. Tus decretos son muy dignos de confianza; la santidad es propia de tu casa, Señor, para siempre.

He sido crucificado con Cristo. Ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí. Y la vida que ahora vivo en la carne la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí. ~ Gálatas 2:20

Versículo bíblico sobre los mares tormentosos

Se supone que los abogados son imparciales. Los abogados están entrenados para ver ambos lados de un asunto y dar el mismo peso a cada lado. Se supone que su mantra es: «Mi cliente es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad».

Se supone que los abogados son imparciales. Los abogados están entrenados para ver ambos lados de un asunto y dar el mismo peso a cada lado. Se supone que su mantra es: «Mi cliente es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad». Pero si está pensando en convertirse en abogado defensor, no es tan sencillo. Los abogados defensores argumentan que sus clientes son inocentes porque no quieren que sus acciones parezcan sospechosas de ninguna manera. Esencialmente dicen por el bien del propio argumento. Si está tratando de decidir si convertirse en un abogado defensor es algo que le gustaría hacer, aquí hay cinco razones por las que vale la pena considerar:

La creciente popularidad de los títulos universitarios y de posgrado en línea ha cambiado por completo la cara de la educación y la vida estudiantil. Ya no es necesario empacar todas sus pertenencias y dirigirse a un lugar lejano para obtener un diploma. Hoy en día, muchos adultos que trabajan, graduados de la escuela secundaria y estudiantes jubilados de toda la vida están optando por avanzar en sus carreras, vidas y conocimientos personales completando la escuela en casa.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad