La danza de matisse

La danza de matisse

la danza ii significado

La danza (La Danse) es un cuadro realizado por Henri Matisse en 1910, a petición del empresario y coleccionista de arte ruso Sergei Shchukin, que legó el gran panel decorativo al Museo del Hermitage de San Petersburgo, Rusia. La composición de las figuras danzantes es comúnmente reconocida como «un punto clave de la carrera (de Matisse) y en el desarrollo de la pintura moderna»[1] Una versión preliminar de la obra, esbozada por Matisse en 1909 como estudio para la obra, reside en el MoMA de Nueva York, donde ha sido etiquetada como Danza (I).
En marzo de 1909, Matisse pintó una versión preliminar de esta obra, conocida como Danza (I).[3] Se trata de un estudio de composición y utiliza colores más pálidos y menos detalles.[4] El cuadro fue muy apreciado por el artista, que lo calificó en una ocasión como «el clímax sobrecogedor de la luminosidad»; también aparece en el fondo de la obra de Matisse Nasturtium with the Painting «Dance I», (1912).
Danza es un gran panel decorativo, pintado junto con una pieza complementaria, Música, específicamente para el empresario y coleccionista de arte ruso Sergei Shchukin, con quien Matisse tuvo una larga relación. Hasta la Revolución de Octubre de 1917, este cuadro colgaba junto con Música en la escalera de la mansión moscovita de Shchukin[5].

la danza significado matisse

La danza es un cuadro realizado por Henri Matisse en 1910, a petición del empresario y coleccionista de arte ruso Sergei Shchukin, que legó el gran panel decorativo al Museo del Hermitage de San Petersburgo, Rusia. La composición de las figuras danzantes es comúnmente reconocida como «un punto clave de la carrera (de Matisse) y en el desarrollo de la pintura moderna»[1] Una versión preliminar de la obra, esbozada por Matisse en 1909 como estudio para la obra, reside en el MoMA de Nueva York, donde ha sido etiquetada como Danza (I).
En marzo de 1909, Matisse pintó una versión preliminar de esta obra, conocida como Danza (I).[3] Se trata de un estudio de composición y utiliza colores más pálidos y menos detalles.[4] El cuadro fue muy apreciado por el artista, que lo calificó en una ocasión como «el clímax sobrecogedor de la luminosidad»; también aparece en el fondo de la obra de Matisse Nasturtium with the Painting «Dance I», (1912).
Danza es un gran panel decorativo, pintado junto con una pieza complementaria, Música, específicamente para el empresario y coleccionista de arte ruso Sergei Shchukin, con quien Matisse tuvo una larga relación. Hasta la Revolución de Octubre de 1917, este cuadro colgaba junto con Música en la escalera de la mansión moscovita de Shchukin[5].

el cuadro de la danza

Entre las obras más famosas de Henri Matisse, La danza es una oda a la vida, a la alegría, al abandono físico, y se ha convertido en un emblema del arte moderno. El influyente coleccionista ruso Sergei Shchukin encargó la obra con su cuadro a juego, Música, en 1909, para decorar su mansión. Caracterizada por su sencillez y energía, esta bacanal extática dejó una marca duradera en el arte del siglo XX. La Danza fue pintada en el apogeo de la estética fauvista y encarna la emancipación de las convenciones tradicionales de representación del arte occidental. En la actualidad, la Danza está expuesta, junto con su compañera la Música, en el Museo del Hermitage de San Petersburgo.
Las elecciones estéticas de Henri Matisse para este cuadro provocaron un gran escándalo en los salones de arte de 1910; el audaz desnudo y los colores aplicados con crudeza daban a la obra un carácter primitivo que a los ojos de algunos espectadores parecía bárbaro. Matisse sólo utilizó tres colores para representar este jolgorio: azul, verde y rojo. De acuerdo con las asociaciones de color tradicionales del fauvismo, estos tres tonos vivos crean un intenso contraste. Charles Caffin, un crítico de arte que observó a Matisse trabajando en el lienzo en su estudio, afirmó que «los pigmentos eran puros de los tubos».

grabado de dance matisse

Matisse nunca estuvo «destinado» a ser pintor. Nacido en 1869 en el norte de Francia, estudió derecho en París. En 1889, tras una apendicitis, su madre le compró un juego de pintura. A partir de ese momento y hasta su último aliento, se dedicará a su arte. Utilizándolo como vehículo de armonía y verdad, dijo en una ocasión: «Si pudiera vivir más tiempo para poder seguir pintando…»
Matisse creó su cuadro durante un periodo de madurez artística. En el momento de su ejecución, estaba alcanzando la cima de su uso del simbolismo en el arte. Sus composiciones se volvieron más refinadas y los colores más equilibrados.
La Danza fue un encargo del famoso coleccionista ruso Sergei Shchukin. Le pidió a Matisse que creara dos cuadros para colgarlos en su casa de Moscú. Se decidió que los tres temas subyacentes serían la acción, la pasión y la contemplación.
Cuando Shchukin encargó a Matisse esta obra, pidió que las bailarinas fueran vestidas. La elección de Matisse de representarlas desnudas resultó escandalosa cuando la expuso en el Salón de Otoño de París. Algunos llegaron a acusarle de padecer una enfermedad mental.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad