Historia del arte en comic

Historia del arte en comic

stan lee

La historia del cómic ha seguido caminos diferentes en distintas partes del mundo. Puede remontarse a los primeros precursores, como la Columna de Trajano, en Roma, los jeroglíficos egipcios y el Tapiz de Bayeux.
Se pueden encontrar ejemplos de arte secuencial en los jeroglíficos egipcios, los frisos griegos, la Columna Trajana de Roma (dedicada en el año 110), la escritura maya, los tapices medievales como el Tapiz de Bayeux y los manuscritos cristianos ilustrados. En las pinturas medievales, varias escenas secuenciales de la misma historia (normalmente bíblica) aparecen simultáneamente en el mismo cuadro.
Una antigua tradición en la India, que posiblemente se remonta al menos al año 700 a.C., contaba con artistas ilustrados que narraban historias que se presentaban simultáneamente en cuadros pintados (también es el origen del juego de sombras con marionetas articuladas)[1][2].
Los primeros materiales impresos se concentraban en temas religiosos, con versiones de la Biblia densamente ilustradas como un medio de amplia distribución que combinaba muchas imágenes con texto para llevar las enseñanzas del cristianismo a los analfabetos.

histoire de m. vieux bois

La historia del cómic ha seguido caminos diferentes en distintas partes del mundo. Puede remontarse a los primeros precursores, como la Columna de Trajano, en Roma, los jeroglíficos egipcios y el Tapiz de Bayeux.
Se pueden encontrar ejemplos de arte secuencial en los jeroglíficos egipcios, los frisos griegos, la Columna Trajana de Roma (dedicada en el año 110), la escritura maya, los tapices medievales como el Tapiz de Bayeux y los manuscritos cristianos ilustrados. En las pinturas medievales, varias escenas secuenciales de la misma historia (normalmente bíblica) aparecen simultáneamente en el mismo cuadro.
Una antigua tradición en la India, que posiblemente se remonta al menos al año 700 a.C., contaba con artistas ilustrados que narraban historias que se presentaban simultáneamente en cuadros pintados (también es el origen del juego de sombras con marionetas articuladas)[1][2].
Los primeros materiales impresos se concentraban en temas religiosos, con versiones de la Biblia densamente ilustradas como un medio de amplia distribución que combinaba muchas imágenes con texto para llevar las enseñanzas del cristianismo a los analfabetos.

estilos de arte del cómic

Arte del cómic 13 de noviembre de 2018 Angie Kordic Todo comienza con un lápiz y un papel. Haces algunos garabatos, tal vez dibujas a tu propio superhéroe, inventas una historia completa con villanos, añades algunos pies de foto, burbujas de discurso, onomatopeyas… y antes de que te des cuenta, has hecho tu propio arte del cómic. Esta atractiva forma artística encontró la manera de combinar palabras e imágenes en un equilibrio perfecto que en algún momento del siglo XX ha tomado el mundo por asalto. No fue antes de la invención de las técnicas modernas de impresión cuando los cómics llevaron esta forma de arte a un amplio público y se convirtieron en un medio de comunicación de masas, pero mientras que los cómics del siglo XIX eran principalmente publicaciones satíricas, la manía de los superhéroes que sigue siendo popular hoy en día como tema principal de los cómics comenzó un poco más tarde, en las décadas de 1920 y 1930. El momento de auge se produjo cuando en 1938 se lanzó Action Comics#1 con Superman en la portada, haciendo que la cabeza de todos diera vueltas de emoción. Fue entonces cuando los cómics estadounidenses se convirtieron en una serie de hombres y mujeres valientes y pintorescos a los que les gusta salvar el mundo y luchar contra los malos en su tiempo libre.

comentarios

En una época en la que el público corría en masa para ver la última película de cine y la animación dibujada a mano acababa de encontrar su camino, un nuevo medio hizo que los niños (y los adultos, seamos sinceros) volvieran a leer. Los cómics empezaron como una novedad en las tiendas, y desde entonces han pasado por innumerables transformaciones, exploraciones artísticas, excisiones públicas, declives y resurgimientos.
La historia de los cómics es tan dinámica como las historias que contienen, moldeadas no sólo por las manos de innumerables escritores y artistas, sino por millones de lectores a lo largo de casi un siglo. Aunque no haya mutantes ni armas del día del juicio final en la historia real del cómic, sus paneles son igual de imprevisibles.
La Edad de Oro fue una época realmente idílica. Había una clara distinción estilística entre el bien y el mal, y los superhéroes no eran más que alegres bienhechores que luchaban y siempre derrotaban a villanos motivados por el dinero o la dominación del mundo. Y es precisamente por eso que los cómics de esta época se extendieron como un reguero de pólvora. Cumplían el sueño de todos los niños de obtener poderes más grandes que la vida, superar sin esfuerzo a sus matones y saltar de sus barrios sin color a la aventura.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad